Abuelita Pepsi


La abuela de la Pepsi

Se llamaba Isabel, y era mi abuela. Hace mucho que murió y la recuerdo entre brumas.

Recuerdo que hablaba con los locutores de la tele, y que a veces tenía “el ruido”, al parecer algo que la trastornaba porque le sonaba el oído (¿sería un acúfeno?) y entonces había que dejarla sola, sentada a oscuras en su habitación.

Tenía que comer y cenar a su hora exacta. Si se retrasaba un poco por algún motivo, le sentaba mal. La solución que tenía mi tía Carmen, que era con quien vivía, era sencilla: cambiaba la hora en el reloj y, entonces, ya no había problemas con la digestión.

Heredé de ella la afición por la cola. Por las bebidas de cola, quiero decir, no por el pegamento ni por los rabos de los perros u otros animalillos. Tanto para ella como a mí, las digestiones eran (son) mejores con cola. Pero mi abuela era muy “pija” y tenía que ser PepsiCola, otras marcas le iban mal. Yo soy más basto y me valen todos los refrescos de cola. La raza degenera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.