¡Hágase la luz!


Y la luz no se hizo.

A veces las cosas no salen como quiere el jefe.

Hay farolas que parecen hijas de Satanás.

Vamos a ver ¿qué trabajo le costaba al empleado municipal poner una bombilla?

Estuve un rato esperando, por si venían a reparar el alumbrado. Y nada.

Hay cosas que no tienen arreglo. Y son las más. Como decía Larra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .