A punto de ahogarme


La foto es de 2016, y en aquel momento lo estaba pasando mal, muy mal. Me ahogaba. Se había muerto mi perro.

Aunque estaba en mi despacho, parecía estar en un pantano. De ahí salió esta foto.

No me pisotees que llevo chanclas

El Mar Menor, pisoteado


Eso parece pedir el Mar Menor a muchos colectivos: agricultores, constructores, turistas y, especialmente, a los políticos, que llevan maltratándolo y riéndose de él, y por ende, de nosotros, durante décadas.

El nombre del conocido grupo musical de los 80, No me pises que llevo chanclas, es el que inspira la entradilla de esta foto.

Las razones del Nilo


En la Plaza Navona, la más barroca de Italia, dicen, está la famosa fuente de los Ríos, uno de los lugares que más visita esa peste de nuestros tiempos que son (somos) los turistas.

Hay cuatro ríos representados en ella, el Danubio por Europa, el Río de la Plata por América, el Ganges por Asia y el Nilo por África. Este último se cubre la cabeza con la túnica. Dicen los entendidos que es porque cuando se esculpió la obra, aún no se conocían las fuentes donde nace.

Cuando lo vi y fotografié, estaba cubierto de palomas. Otra peste, dicen, de nuestras ciudades, por las enfermedades que transmiten, dicen, y por el deterioro que causan con sus deyecciones. Me quedé con la duda de si el pobre Nilo intentaba protegerse de las aves o de nosotros, el rebaño de mirones.

Sigo sin saberlo pero cada día me inclino más por las hordas que viajamos, móvil en ristre, recogiendo cosas que no entendemos, de momentos que no vivimos y arte que no sentimos.

Giraldillo


La catedral de Sevilla es la tercera más grande del mundo, con 11.520 m2. Su veleta, el Giraldillo, corona la torre de la Giralda (“que gira”). También está abajo, en una de las puertas, donde lo fotografié.

Mariposón


Mariposeando a contraluz

Era una mariposa grande, muy grande. Era un mariposón.

Aquí han fumao


Tengo un amigo que siempre que se encuentra ante algo evidente, en lugar de argüir que es una perogrullada, dice “eso es como cuando llega la policía a un sitio donde hay colillas y dice: aquí han fumao”.

Me acordé de él cuando vi el panorama. Pero lo que pensé es que allí habían estado unos guarros que habían vaciado los ceniceros del coche. No hacía falta ser Sherlock Holmes para verlo.

El pasado


Un buen sitio para asomarse al pasado sería un balcón como este.

Buscando a Nemo


No lo encontré por más que busqué. Creo que tendré que viajar a Sidney, a ver si allí hay suerte.

46 años no son nada

Mi anillo de compromiso


Hace 46 años, bueno, se van a cumplir muy pronto, que me puse este anillo en el anular izquierdo.

Era y es un anillo de compromiso con la que poco después fue, y sigue siendo gracias a Dios, mi mujer. 46 años juntos y parece que han pasado en suspiro.

La verdad es que 46 años no son nada y, sin embargo, son toda mi vida.

¡Viva la Pepa!

Monumento a la Constitución de 1812


Este es el monumento, en Cádiz, a la Constitución española de 1812, la Pepa.

¡Viva la Pepa!

Y si alguien no sabe de dónde viene la expresión ¡Viva la Pepa!, aquí la puede encontrar.

Mis gaviotas

Mis gaviotas


Hace unos días capté a dos gaviotas contra un cielo limpio como fondo. Le apliqué un filtro al tuntún, no sé cuál fue, y me gustó el resultado. Aquí está.

Y además me acordé de “Mis gaviotas” la canción de Serrat. Si alguien quiere escucharla, nada más fácil que pulsar el enlace.

Un libro sobre pecados, pendiente


Recibí ayer un libro de José Javier Esparza titulado “Los ocho pecados capitales del arte contemporáneo” y me acordé de esta foto que tomé hace unos días en una plaza de mi ciudad.

Obviamente, no he leído aún el libro, pero estoy seguro de que esta creación atenta contra uno o varios de esos supuestos pecados. Lo comprobaré.