Basurero a tiempo parcial


El Ayuntamiento de Cartagena pone mucho empeño -y me parece bien- en multar a los dueños que dejan en la vía pública la caca de sus perros.

El Ayuntamiento no pone ningún empeño -y me parece fatal- en recoger la basura ni en poner papeleras donde vivo, Tentegorra. No es lo mismo recaudar que gastar, claro. El caso es que mi perro Arquímedes, que tiene conciencia ciudadana, además de no dejar casas por ahí, se trae a casa toda la basura que le permiten sus pequeñitas fauces para que la recicle yo.

Él sí se merece ser el concejal del gremio, y no otros. Como se presente en las próximas elecciones municipales, lo voto.

Imagen

El rey del basurero


Es así de guapo y es el rey.

Vive en un basurero, que es donde está tomada la foto, con zoom, porque es un rey desconfiado (es un gato feral) y no se fía de los humanos y hace bien.

Si la foto la hubiese tomado enfocando un poco más abajo, el paisaje habría sido menos bonito: basura, desechos, detritos. Pero de eso precisamente se alimenta y vive; por eso es el rey de aquel entorno. Y eso me recordó un soneto de Francisco Luis Bernárdez que dice:

Si para recobrar lo recobrado
Debí perder primero lo perdido,
Si para conseguir lo conseguido
Tuve que soportar lo soportado,

Si para estar ahora enamorado
Fue menester haber estado herido,
Tengo por bien sufrido lo sufrido,
Tengo por bien llorado lo llorado.

Porque después de todo he comprobado
Que no se goza bien de lo gozado
Sino después de haberlo padecido.

Porque después de todo he comprendido
Que lo que el árbol tiene de florido
Vive de lo que tiene sepultado.

Guardar