Piazza Navona, sin ángeles ni demonios


El día que estuve en la Plaza Navona no vi ni Ángeles ni Demonios, aunque puede que estuviesen, dado que había mucha luz y mucha oscuridad.

Lo que sí estaba, seguro, era el obelisco de Domiciano. Imposible no verlo.

Guardar