Imagen

El baile de los pajaritos


Hay un “baile de los pajaritos” que nació en 1958 y ha tenido una larga trayectoria de éxitos en diferentes países. En el mío, España, tuvo su explosión exitosa en 1.981, de la mano de Maria Jesús y su acordeón.

Pero el baile de los pajaritos que a mí más me gusta es el que me ofrecen grupos de gorriones bajo mi ventana ocasionalmente. No sé el motivo de por qué lo hacen pero, a veces, como digo, se reúnen a revolcarse en la tierra del patio del vecino.

Cierto es que el vecino tiene gallinas y es posible que haya grano suelto del que alimentarse también, pero su baile no está motivado por estar comiendo sino por querer rebozarse en tierra con fines que desconozco.  El caso es que a mí me alegran el rato verles en su danza, sin acordeón ni nada.