Imagen

Soles madrugadores


No me gusta el sol cuando está en todo lo alto, le huyo en la medida posible. Y especialmente en verano. Quizás porque nací a las doce del día en plena canícula y mi llegada a este mundo fue demasiado calurosa. El caso es que me gusta el alba y el ocaso, me gusta cuando la luz es casi horizontal y produce sombras alargadas que parecen huir del sol, como yo. Me gusta cuando puedo mirar al astro rey cara a cara, sin protección y sin ocultarme tras gafas oscuras.  Fruto de esos paseos tempranos o tardíos, pero nunca de mediodía, son fotos como estas.

Tentegorra – Cartagena

Seguir leyendo “Soles madrugadores”