Complementarios


A veces tiene uno la suerte de encontrar colores complementarios. El otro día me ocurrió, había margaritas y, detrás, espliego.

Fue un regalo para la vista y para la cámara. No siempre pasan cosas así.