Imagen

La guerra de Granada


Es bueno recordar la historia, para no repetirla necesariamente. Y es bueno en cualquier lugar, como en este mosaico que fotografié en un pequeño pueblo andaluz.  Es un fragmento de “La guerra de Granada”, de Hurtado de Mendoza. 1627.

Dice así: “Manteníase esta gente con sus oficios en aquellos lugares, casábanse, labraban la tierra, dábanse a vida sosegada. Siguiéronse luego ofensas en su ley, en las haciendas y en el uso de la vida, porque la Inquisición los comenzó a apretar más de lo ordinario. El Rey les mandó dejar la habla morisca, quitóseles el hábito morisco, hubo fama que les mandaban tomar los hijos y pasarlos a Castilla, vedáronles los baños, la música, cantares, fiestas, bodas y cualesquier juntas de pasatiempo. Todo era confusión, sospecha, temor.”

Que no se repita.

Guardar