Imagen

Soles madrugadores


No me gusta el sol cuando está en todo lo alto, le huyo en la medida posible. Y especialmente en verano. Quizás porque nací a las doce del día en plena canícula y mi llegada a este mundo fue demasiado calurosa. El caso es que me gusta el alba y el ocaso, me gusta cuando la luz es casi horizontal y produce sombras alargadas que parecen huir del sol, como yo. Me gusta cuando puedo mirar al astro rey cara a cara, sin protección y sin ocultarme tras gafas oscuras.  Fruto de esos paseos tempranos o tardíos, pero nunca de mediodía, son fotos como estas.

Tentegorra – Cartagena

Seguir leyendo “Soles madrugadores”

Imagen

La magia de la luz


Leí una vez una frase que no recuerdo literalmente pero decía algo así como que, a veces, cuando un rayo de luz cae sobre un objeto, por pobre o sórdido que sea, como un cartel roto en un callejón, por ejemplo, puede transformarlo durante un tiempo y crear magia.

Fui temprano al consultorio médico para algo tan poco poético ni mágico como extraerme sangre pero, al subir al coche, el sol, que ya se había despertado también, entró por entre las ramas de un ficus sediento y un parabrisas bastante falto de limpieza y, además de recordarme que debo ser un poco más aseado con mi auto, creó un pequeño ambiente mágico que disfruté unos segundos antes de continuar con la triste rutina diaria.

 

Guardar

Imagen

Sol y sombrilla


El sol del amanecer, sobre una sombrilla. Playa de La Manga. 2010

Guardar